ANÁLISIS DEL CANTO DE ZAFRA

Estándar

maxresdefault.jpg

 

Canto de Zafra(2006)

Juan Chuchita Fernández (1930-)

Camilo Solano Cobos

Magíster en Música-Universidad de los Andes

Licenciado en Música- Universidad del Atlántico

 


Información General

Se encuentra grabado en el álbum Un fuego de Sangre Pura, el cual fue producido por el sello Smithsonian Folkways y ganó el premio Grammy a mejor álbum folclórico en el 2007

Grabación: Iván Benavides Mezcla: Ernesto Santos

Sobre el compositor: Juan Fernández, nació en 1930. Es conocido por ser uno de los cantaores y decimeros destacados del Caribe colombiano. Su participación en la agrupación de Los Gaiteros de San Jacinto le ha concedido fama internacional. Es uno de los maestros que conservan la tradición de la música folclórica colombiana.

Sobre la Zafra: Es un tipo de canto que practican los campesinos de la Sabana de Bolivar y el Dpto. de Córdoba. Su nombre señala una posible influencia árabe que puede constatarse en los arabescos y melismas, similares al cantejondo, que pueden apreciarse en su ejecución. Tiene funciones funerarias sagradas, profanas-festivas, de transmisión de saberes y también lúdicas (ABADIA, GUILLERMO. 1971)

Carácter emocional: Dramático y jocoso. Puede variar de acuerdo al texto que este improvisando el decimero.

Curiosidades: Cada pueblo, e incluso cada decimero, puede tener su melodía característica para sus zafras (LIST, GEORGE. 1989)

El decimero puede improvisar versos estróficos con distintas estructuras: pareada, terceto,  cuartetos, doble pareadas; e incluso combinarlas y realizar una especie de estrofa que podríamos llamar pareado cuartetal.

Material melódico y técnica vocal

Las alturas de este canto no pueden ubicarse, de manera exacta, dentro del sistema convencional temperado occidental. Siendo que tampoco es la intención de Fernández hacerlo, se brindará esta información solo como una aproximación para facilitar la comprensión del lector.

Dadas sus aproximaciones a la escala menor armónica de A, podríamos ubicarnos en ella recalcando que las alturas son variables.

La escucha de la grabación mostraba indicios auditivos sobre la técnica vocal. Estos fueron constatados mediante el uso de espectrógrafo. Los resultados obtenidos muestran que, la melodía que diseña Fernández, contiene golpes de glotis, cambios de registro y un uso consciente de ciertos resonadores de las cavidades faciales que ocasiona unos notables cambios en su espectro vocal pero también se dan algunos efectos vocales, al parecer, no planeados[1] pero propios y enriquecedores de este decimero.

Esquema formal general

En general, su esquema se podría describir de la siguiente manera:

 

Introducción-8versos[2]– final abierto

 

Elementos temáticos y motívicos dentro de la forma general

Motivo voz de cabeza y motivo voz plena: A pesar de ser técnicas vocales, su aparición y recurrencia cobra un carácter relevante más allá de la mera técnica pues sus fragmentos melódicos se vuelven característicos y viven leves variaciones que dan lugar al tema principal, el desarrollo y el final abierto.

Tema: Se presenta como introducción. Se caracteriza por su carácter fuerte que nos ubica sobre la nota principal de la Zafra (una altura próxima a un A) y nos introduce también a las técnicas vocales que utilizará Fernández, a lo largo de su cantar.

Sección climax: Es diferenciable por un gran contraste dinámico y una especie de momentánea modulación que sucede poco antes de realizar la presentación de la Zafra[3].

Final abierto: Finaliza realizando una especie de codetta que realiza un breve desgaste[4] no cadencial del material

 

A lo largo de la obra, a pesar de tener presentar leves variables de altura, carácter y articulación, se podría decir que la gran mayoría del material motívico y temático se ve poco afectado siendo este un factor que juega a favor de la sección cadencial pues, por sus notables cambios en altura e intensidad, logra ser efectiva.

 

 

Observación sobre proceso compositivo y funciones narrativas

Al analizar la estructura textual de los versos de Fernández[5], se puede apreciar que, el proceder improvisatorio y compositivo, conjuga las funciones de música y texto sin que ninguna se vea sometida a la otra

Fernández nos presenta una frase que, según necesidad[6] repite o guarda silencio, y que posteriormente une a otra para dar una función introductoria a cada verso. Como se puede ver, cada verso puede tener 2 o 3 partes que cumplen, en breve tiempo, con las funciones narrativas de inicio, nudo y desenlace. La construcción melódica va muy de acuerdo a la necesidad creativa  de tiempo y silencio, a la vez que se asocia al carácter y función narrativo del texto que el texto desarrolla en cada instante.

Posibilidad de transcripción

Se pudo constatar de que, a pesar de ser una música supeditada al texto, espacios de silencio y  desarrollo improvisatorio, existen constantes rítmicas que podrían estar relacionadas con la acentuación silábica y la rima propia de la Zafra pero también podrían estar relacionadas los procesos fisiológicos del decimero, como son la respiración y la circulación sanguínea. Para demostrar esto, se realizó la transcripción aproximada al sistema convencional temperado occidental de la introducción y el primer verso.

Zafra.png

Gráfica que muestra la división de pulsos que se detectó a través de la fijación de marcadores en el software Reaper

zafratranscrip.pngMediante escuchas repetidas, se detectaron pulsaciones constantes y levemente variables en el cantar de Fernández. Las cuales permitieron realizar una transcripción referencial satisfactoria. A través de estos marcadores que, posteriormente fueron transformados en marcas de tempo,  se pudo constatar que la pulsación musical de Fernández oscilaba entre 110 y 90 pulsaciones por minuto.

7 despues de mi madre muerta ombe, me consejo me acorde.png

Guía Textual: Después de mi madre muerta, ombe, del consejo me acordé

Se elige este corte de la espectrografía pues muestra la saturación[7], quizás inconsciente, causada por las características de edad de la voz de Fernández. También se observa como su espectro vocal resultante puede pasar de llenar casi todo el rango audible, siendo casi ruidoso en algunos momentos, a realizar notas de manera casi pura[8].

10 ayy esta es la zafra llorona, esta es la zafra llorona pa quien la sabe llora la trajo un pedro zaras cuando vino de la zona.png

Climax e identificación. Ayyy esta es la Zafra llorona …

Otra espectrografía interesante, nos muestra el momento climático de este canto en el que Fernández alcanza su  volumen más intenso- como se puede notar en el enrojecimiento de ciertas líneas- sino también muestra su amplia gama de técnicas vocales; se puede observar saturación pero simultánea a la definición de alturas precisas y el cambio de voz plena a voz de cabeza, todo esto en apenas un verso.

 

Conclusiones

-A través del análisis textual, se pudo corroborar que las zafras suelen tener una estructura relacionada, pero muy distinta, a la décima y que sus temáticas pueden pasar, sin ninguna relación, de lo fúnebre a lo jocoso.

 

-Con el análisis espectral, se pudo confirmar las apreciaciones auditivas correspondientes a las técnicas vocales usadas por Fernández.

 

-El análisis formal permitió ver que existe una relación paralela y fractal entre la estructura del texto y la estructura general del canto. [9]

 

-Adicionalmente, se pudo explorar la posibilidad de transcripción convencional de éste tipo de canto mediante la detección de rítmicas constantes asociadas a la rima y los procesos fisiológicos intrínsecos al canto.

 

Bibliografía

ABADIA, GUILLERMO. 1971. Integración de una cultura mulata en Colombia. Revista Universidad Nacional. Bogotá-Colombia

FERNANDEZ, JUAN. 2006. Canto de Zafra. Sello discográfico Smithsonian Folkways. Colombia
https://www.youtube.com/watch?v=ooBJfMxD7kU

FREJA, ADRIÁN.  2010.  La décima espinela  en el canto popular de la sabana de Bolivár.  Revista Universidad Nacional-Literatura: teoría, historia y crítica #12 (Págs. 295-330). Bogotá- Colombia

LIST, GEORGE. 1989.  Introducción a la música folclórica  de la Costa Atlántico Colombiana. Revista Huellas-Universidad del Norte. Barranquilla- Colombia

ZAPATA, MANUEL. 1961.  Canciones de laboreo y vaquería. Boletín Cultural y Bibliográfico Vol4, # 04- (Págs. 318-320) Banco de la República de Colombia. Bogotá-Colombia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anexo

Análisis del texto

Verso I

Pareado

Esta noche tuve un sueño y anoche volví a soña’ (bis)                     A

Y esta noche vuelvo y sueño… digo que el sueño es verda’ A

 

Verso II

Cuarteto

Dame tu mano princesa,                                                        A

Dame tu mano princesa, vamo’ conmigo al jardín                 B

Pa’ que veas un serafín,                                                                    B

Adorando tu belleza                                                              A

 

Verso III

Terceto

Mi padre y mi madre lloran                                                   A

Mi padre y mi madre lloran porque me voy pa’ los llano’     B

No llores, mamita mía, que yo vuelvo en el verano               B

 

Que yo vuelvo en el verano…                                                           C

Verso IV

Pareado cuartetal

Mi madre me dio un consejo                                                 A

Mi madre me dio un consejo, ay mijito, ojo                           B

Mi madre me dio un consejo, yo no lo quise coge’                C

Después de mi madre muerta, ombe, del consejo me acordé C

Verso V

Doble pareado

El día en que Juancho se muera (bis),                                               A

no lo vayan a enterra’ (bis)                                                    B

 

El día en que Juancho se muera, no lo vayan a enterra’                    A

Que cualquiera se conduela, lo mandan a embalsama                       A
Verso VI Climax

Pareado

Esta es la Zafra Llorona (bis), pa’ quien la sabe llora’                       A

La trajo un Pedro Zaras, cuando vino de la zona                               A

Verso VII

Terceto

Tan bonita esta mañana                                                         A

Tan bonita la mañana, cuando viene amaneciendo                B

Tan’ los gallos menudeando, tan’ los trapiches moliendo      B

Verso VIII

Pareado

Cuando me pongo a canta’ mi memoria en todo cabe                       A

Bonita la icotea y el gallo, en medio de los cañaverales                    A

 

 

[1] Saturación causada por la voz carrasposa propia de la edad y del esfuerzo que exigen sus técnicas.

[2] Entre ellos uno que se podría considerar climax

[3] Momento en el que el decimero Fernández dice “Esta es la zafra llorona”. Realizando una identificación de su estilo.

[4] Repetición de los materiales que puede tener final cadencial o inconcluso

[5] Análisis disponible en anexos

[6] Necesidad de tiempo para la generación de la idea creativa

[7] Líneas anchas difuminadas que se entrecruzan

[8] Registrando casi que solo la fundamental y pocos armónicos de una intensidad sútil

[9] Inicio, nudo y desenlace= introducción, versos que incluyen un climax y final abierto

Acerca de INNOVATORIO MUSICAL

Innovatorio musical es un espacio para la reflexión crítica acerca de los distintos oficios musicales y su enseñanza. Se busca rescatar, reformar, plantear y/o romper paradigmas desde un punto de vista enfocado en la renaturalización sonora para que cada persona forje su propia poética musical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s